Icono de la app de la SEEN
SEEN APP
Disponible en Google Play y App Store
Blog Seen

Blog / Nutrición

Sustainable Diets as Tools to Harmonize the Health of Individuals, Communities and the Planet: A Systematic Review.

Nutrients 2022, 14, 928. https://doi.org/10.3390/nu14050928

04 de mayo de 2022

Autora: Dra. Diana Boj Carceller- Médico Especialista en Endocrinología y Nutrición -Miembro del Área de Nutrición de la SEEN. 

Objetivo de la revisión: evaluar la literatura científica disponible para promover dietas sostenibles en la práctica profesional de los trabajadores de la salud, requiriendo lo siguiente: (1) determinar qué impacto ambiental se deriva de cada tipo de alimento, (2) identificar los beneficios para la salud y el medio ambiente derivados de una dieta sostenible, (3) identificar estrategias de promoción que favorezcan la implementación de patrones dietéticos sostenibles.

Contexto del estudio: estudio realizado por un grupo nacional vinculado especialmente a la Universidad de Sevilla. Se trata de una revisión sistemática que sigue la declaración PRISMA 2020 para garantizar la calidad metodológica.

Población de estudio: comprende 21 artículos originales publicados entre los años 2013 y 2020 e incluidos en el primer y segundo cuartil del Journal Citations Reports. Se excluyeron trabajos basados en modelos animales o modelos in vitro y aquellos focalizados sólo en aspectos económicos o políticos, y también los de opinión. Hay 3 artículos realizados en España (Blas et al., 2019, Fresán et al., 2018 y Sáez-Almendros et al., 2013) y una notable participación de países europeos, especialmente de autores holandeses. Irán, Japón, Canadá, Australia y Nueva Zelanda tienen representatividad. Tres estudios modelan escenarios a nivel mundial.

Novedades que plantea el artículo: 1) La reducción del consumo de carne y derivados se asocia reiteradamente con una menor emisión de gases de efecto invernadero (GEI). 2) Aunque no hay una estrategia perfecta a nivel global, la elección de la dieta sostenible más apropiada a nivel local conduce a una reducción de la mortalidad prematura igual o superior al 10% (estudio de Springman et al.). La dieta mediterránea junto con la japonesa son ejemplos de dietas sostenibles asociadas a impactos positivos sobre la salud. En España, una mayor adherencia a la misma reduciría la emisión de GEI (Ñ72%), el uso de la tierra (Ñ58%), el consumo de energía (Ñ52%) y el consumo de agua (Ñ33%). Incluso si esta adherencia fuera sólo por parte de la población universitaria, podrían observarse mejoras ambientales. 3) La sustitución de alimentos animales por aquellos de origen vegetal es una estrategia ampliamente propuesta. Sin embargo, el consumo de carne está arraigado culturalmente, y debido a esta circunstancia algunos autores apuestan por educar en el consumo de alimentos de origen animal, priorizando la calidad. En general, se recomienda la elección de pescados y aves. No obstante, hay suficiente evidencia científica para afirmar que una dieta vegetariana es saludable y además, sostenible. El ámbito escolar es un punto estratégico para la promoción de las dietas sostenibles.

Limitaciones del estudio. Limitaciones metodológicas: sólo 6 estudios eran observacionales, principalmente transversales, y frecuentemente usaban datos generados de encuestas y datos secundarios. Existe riesgo de sesgo de los estudios basados ​​en modelos con carácter predictivo a partir de datos secundarios. Además, este tipo de estudio no tiene en cuenta los factores culturales que afectan a la aceptación del patrón dietético propuesto. Sin embargo, dichos estudios son plausibles cuando se trata de problemas de salud mundial debido a la magnitud de los hechos estudiados. Hay variables que se escapan de los análisis, por ejemplo, aunque se ha demostrado que la producción de carne tiene un mayor coste medioambiental que la producción de vegetales, comer carne producida localmente puede ser más sostenible que comer verduras importadas del otro hemisferio.

Aplicabilidad clínica del estudio: familiarizarnos con el concepto de dieta sostenible, defendida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Hay escasa evidencia de la inclusión de la dimensión de sostenibilidad en las recomendaciones dietéticas realizadas por los diferentes profesionales sanitarios.

Perspectivas de investigación derivadas del estudio: es un punto de inicio para considerar el impacto de la sostenibilidad en los outcomes clínicos de los estudios en nutrición.

Opinión personal del estudio. Se trata de un trabajo extenso, con sus limitaciones, que aborda un tema actual y complejo con objetividad. Los resultados se presentan de manera clara según los objetivos planteados. No obstante, en el apartado de impacto de las dietas sostenibles sobre la nutrición/salud muchas veces sólo se describe el tipo de dieta, los cambios en la misma y poco el impacto propiamente dicho sobre la salud. En el caso del estudio de la dieta mediterránea, sus beneficios a nivel de prevención, son ya conocidos. Considero que la promoción de una dieta sostenible debería ser fácil en nuestro país, pues es en definitiva consiste en regresar a nuestras raíces dietéticas.

Conclusiones principales del estudio. La dieta occidental es dañina para la salud y para el planeta. El consejo nutricional debería enfocarse a una dieta basada en productos de origen vegetal. La proteína de origen animal se podría consumir en pequeñas cantidades y en función de las necesidades individuales, priorizando las aves y el pescado y la calidad del producto cárnico.  Este cambio podría reducir significativamente la morbimortalidad global asociada a las enfermedades crónicas a la vez que el impacto medioambiental. También se trata de consumir productos frescos, de temporada, localmente producidos y mínimamente empaquetados. Estos cambios a menudo sólo suponen regresar al modelo de dieta tradicional. Pensar en una dieta sostenible consiste en integrar los conceptos de alimentación, salud y medioambiente. Hay que promocionarla desde el ámbito escolar e ir adaptándola según edad, sexo y estado de salud.

Energy compensation and adiposity in humans.

Careau V and IAEA DLW Database Group. Curr Biol. 2021 Aug 26:S0960-9822(21)01120-9.

01 de abril de 2022

Autor: GILBERTO PÉREZ LÓPEZ– FEA DE ENDOCRINOLOGÍA – HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO GREGORIO MARAÑÓN. Miembro del Área de Nutrición de la SEEN.

Objetivo del estudio/metaanálisis:
  • Se entiende por gasto energético total (TEE por sus siglas en inglés) a la suma del gasto energético basal (BEE) con el gasto energético por la actividad (AEE) y el efecto termogénico de los alimentos (TEF). El AEE corresponde aproximadamente al 30%, el BEE 60% y el TEF 10% del TEE.
  • El objetivo del estudio era determinar cuál de los 3 modelos de manejo de la energía corporal durante la actividad física (aditivo -BEE estable con aumento de AEE, rendimiento -aumenta BEE y AEE- y compensación -aumenta AEE y disminuye BEE-) predomina en los seres humanos utilizando el método “gold standard” de determinación del gasto calórico (agua doblemente marcada, DLW por sus siglas en inglés).
  • La hipotésis inicial era que el modelo de rendimiento era el más probable en adultos sanos con actividad física.
Contexto del estudio/metaanálisis:
  • Estudio realizado por el grupo de investigación de Biología Evolutiva del Dr. Vincent Careau PhD de la Universidad de Ottawa (Cánada)
  • Los datos del estudio provienen de la base de datos de agua doblemente marcada (DLW) de la OIEA (Organización internacional de la energía atómica, IAE en inglés): recopilación de mediciones del TEE diario realizadas mediante el método de DLW que incluye datos de más de 20 países e incluye más de 6500 mediciones entre 1981 y 2017.
  • Esta base de datos incluye a individuos de todas las edades (8 días de vida hasta 95 años), de todas las razas y de ambos sexos.
Población de estudio/metanálisis:
  • De la base IAE DLW se seleccionaron 1754 adultos que tenían tanto BEE (por espirometría) como TEE (por DLW). Los seleccionados eran sanos, de ambos sexos y con vidas normales, con normopeso, sobrepeso u obesidad. Se excluyó a personas embarazadas, lactando, con enfermedades crónicas sedentarias así como a aquellos con entrenamientos intensivos (atletas de alta competición).
  • La hipotésis inicial fue que el modelo de rendimiento (la actividad física aumenta el gasto energético basal y el gasto energética por actividad) era el predominante.
  • Muchos de los sujetos de la base de datos son europeos caucásicos, por lo la población española está representada.

Novedades que plantea el artículo: Establecer el modelo de gasto energético predominante con el método DLW

Limitaciones del estudio: Ninguna de impacto para los resultados

Aplicabilidad clínica del estudio: Entender por qué una misma actividad física en personas con obesidad (vs. Normopeso) no se traduce en el mismo gasto calórico.

Perspectivas de investigación derivadas del estudio: Individualizar las recomendaciones de la actividad física en personas con obesidad

Opinión personal del estudio: Estudio de enorme calidad metodológica con el método gold standard de medición del TEE que ayuda a comprender los mecanismos de manejo del gasto energético.

Conclusiones principales del estudio
  1. En este estudio se observó que sólo el 72% de las calorías quemadas con el ejercicio físico se traducen realmente en un aumento de la TEE al final del día. Esto es así porque el BEE disminuye (compensa) un 28% y aumenta en relación con el IMC.
  2. Un IMC de 20 compensaba un 28% vs un IMC de 34 que compensaba 49%.



Por ejemplo, si una persona con normopeso y otra con obesidad realizan una actividad con el mismo AEE, el primero quema más que el segundo porque compensa menos.
3. Esto demuestra que el modelo prevalente es el de COMPENSACIÓN DE ENERGÍA y que debemos tomar en cuenta que la persona con obesidad “quema menos” porque compensa más.

Comparison of prophylactic percutaneous endoscopic gastrostomy with reactive enteral nutrition in patients with head and neck cancer undergoing radiotherapy or chemoradiotherapy: A systematic review.

Mellors K, Ye X, Van Den Brande J, Wai Ray Mak T, Brown T, Findlay M, Bauer J. Clin Nutr ESPEN. 2021 Dec;46:87-98.

15 de febrero de 2022

Autora: Carmen Aragón Valera– Médico Adjunto – Servicio de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz. Miembro del Área de Nutrición de la SEEN
 
  • Objetivo del estudio/metaanálisis: El objetivo de esta revisión sistemática es comparar los resultados de pacientes con cáncer de cabeza y cuello (cyc) tratados con radioquimioterapia con intención curativa que recibieron soporte nutricional con gastrostomía profiláctica frente a los de aquellos a los que se les colocó cuando fue necesario.
 
  • Contexto del estudio/metaanálisis:
    • El trabajo está realizado por profesionales de equipos de nutrición y de oncología de Australia. Los trabajos seleccionados para la revisión sistemática fueron realizados en Australia, Suecia y Francia.
    • El periodo de seguimiento osciló entre los 6 meses y los 8 años tras el tratamiento.
 
  • Población de estudio/metanálisis
    • Los pacientes de los estudios analizados tenían neoplasias de cabeza y cuello en diferentes estadíos pero en todos los casos el tratamiento incluyó radioquimioterapiaa.
    • El número total de pacientes estudiado fue de 298.
    • Aunque ningún estudio de los analizados fue realizado en España, considero que los resultados son extrapolables a población española porque la toxicidad de los tratamientos que hace necesario el soporte nutricional es universal.
 
  • Novedades que plantea el artículo: según los autores es la primera revisión sistemática que incluye ensayos clínicos aleatorizados comparando la gastrostomía profiláctica con la reactiva durante el tratamiento del cáncer de cyc.
 
  • Limitaciones del estudio: Bajo mi punto de vista la principal limitación de esta revisión es el pequeño número de trabajos analizados (5), y la falta de uniformidad en el soporte nutricional (en unos trabajos se inicia la nutrición tras colocar la sonda mientras que en otros se comienza cuando el pacientes lo necesita).
 
  • Aplicabilidad clínica del estudio: Los resultados de este trabajo pueden ayudar a la hora de colocar gastrostomías profilácticas en pacientes con cáncer de cyc.
 
  • Perspectivas de investigación derivadas del estudio: como siempre, son necesarios más ensayos clínicos aleatorizados,  y más en nuestro medio, aunque en mi opinión, es complicado porque habría que vencer las inercias de cada centro de trabajo.
 
 
  • Opinión personal del estudio. Considero que el trabajo está bien realizado, se ha valorado de forma adecuada el sesgo y los resultados se expresan según el sistema GRADE, lo que puede ayudar a la toma de decisiones en la práctica clínica.
 
  • Conclusiones principales del estudio
    • No hay diferencias en el cambio en el peso ni en IMC ni a corto ni a largo plazo.
    • La pérdida de peso mayor al 10% es menos frecuente con gastrostomía profiáctica.
    • No hay diferencias en interrupción de tratamiento ni en supervivencia.
    • La calidad de vida a los 6 meses es mejor con gastrostomía profiláctica.

Disease-Related Malnutrition and Sarcopenia Predict Worse Outcome in Medical Inpatients: A Cohort Study

Ballesteros-Pomar MD, Gajete-Martín LM, Pintor-de-la-Maza B, González-Arnáiz E, González-Roza L, García-Pérez MP, González-Alonso V, García-González MA, de Prado-Espinosa R, Cuevas MJ, Fernández-Perez E, Mostaza-Fernández JL, Cano-Rodríguez I. Nutrients. 2021 Aug 25;13(9):2937

28 de diciembre de 2021

Autora: Cristina Tejera pérez – FEA Endocrinología y Nutrición – Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol . Miembro del Área de Nutrición de la SEEN.

Objetivo del estudio: determinar el impacto de tener baja masa muscular, fuerza, desnutrición relacionada con enfermedad (DRE) y sarcopenia en resultados clínicos en pacientes hospitalizados del área médica  (duración de la estancia hospitalaria, mortalidad, reingreso a 3 meses y calidad de vida).  
Contexto del estudio. Equipo del Complejo Asistencial Universitario de León: Servicios de Endocrinología y Nutrición y Medicina Interna.
Población de estudio
  • Estudio transversal, observacional y unicéntrico.  Se evaluaron pacientes ingresados en Servicio de Medicina Interna: 200 participantes (50% mujeres)
  • Principales variables analizadas: índice Charlson comorbilidad, índice Katz dependencia, composición corporal (Akern ®), hang grip (DynEx dinamómetro ®), pm braquial/ pantorrilla, 30-second chair stand,  test de calidad de vida (EuroQol 5 dimensiones), MUST / SARC-F/ criterios GLIM de desnutrición/ criterios EWGSOP2 de sarcopenia, duración hospitalización, mortalidad y tasa de reingreso a 3 meses.
  • Características de la muestra:  edad media 75 años, índice Charlson 4, IMC 27 kg/m2 hombres/ 25,4 kg/m2  mujeres, pm braquial 26cm  hombres/ 25 cm mujeres, pm pantorrilla 32 cm hombres/ 31 cm mujeres, hand grip 21,4 kg hombres/ 10,5 kg mujeres, ángulo de fase 5,3º, ALMI 3,8 kg/m2 hombres, 4,6 kg/m2 mujeres, alta comorbilidad ( 68% > 3 puntos índice de Charlson).
Novedades que plantea el artículo
  • 90% de los pacientes de la muestra presentaban baja masa muscular ( criterios EWGSOP2), sin diferencias entre sexos y un 72,9% tenían baja fuerza muscular medida por hand grip.
  • 29% MUST > 2 puntos, criterios GLIM de desnutrición: severa 16%, moderada 11,5%, SARCF > 4 35,5%, EWGSOP2 22,5% sarcopenia confirmada / 10,5% probable sarcopenia.
  • Presentaban DRE + sarcopenia 10,5%, desnutrición sin sarcopenia 17% y sarcopenia sin desnutrición por criterios GLIM 22,5%. Los pacientes con sarcopenia, combinada o no con desnutrición, fueron de edad más avanzada y tenían mayor comorbilidad.
  • La baja masa muscular, medida por masa muscular apendicular o circunferencia de pantorrilla, no se asoció de forma significativa con la duración de la hospitalización, calidad de vida ni mortalidad tras ajustar por edad, sexo e índice de comorbilidad.
  • Tener una medida de fuerza por hand grip normal se relación de forma significativa con mejor calidad de vida, menos riesgo de reingreso y mortalidad, tras ajustar por edad, sexo e índice de comorbilidad, pero no se relacionó con duración de la hospitalización.
  • La presencia DRE (criterios GLIM),  sarcopenia (criterios EWGSOP2), se relacionaron con peor calidad de vida e incremento del riesgo de mortalidad, pero no con la duración de la hospitalización.
 
Limitaciones del estudio: Es un estudio que representa la realidad de los pacientes ingresados en Medicina Interna. Se excluyeron pacientes que declinaron participar en el estudio, muchos de ellos con deterioro cognitivo avanzado o con un mal pronóstico global, si bien en este subgrupo es de prever que el diagnóstico y abordaje nutricional no ofrezca los suficientes beneficios clínicos. No se evaluó la actividad física en profundidad, si bien dado el contexto, es una dimensión difícil de analizar y que habría que valorar más adelante en el ámbito ambulatorio.
Aplicabilidad clínica del estudio: Es un perfil del paciente que vemos a diario y pone de relieve la necesidad de hacer diagnóstico nutricional. Estos datos subrayan la importancia de la DRE y la sarcopenia en la evolución de los pacientes.
Perspectivas de investigación derivadas del estudio: Estos datos apoyan la necesidad de evaluar de forma integral la desnutrición, más allá de los test de cribado. Es necesario que tanto las administraciones sanitarias como los profesionales se movilicen en este aspecto ( recursos, tiempo, formación, actualización, recogida de datos, ...).
Opinión personal del estudio: Debemos incorporar en nuestro quehacer diario la valoración morfofuncional, especialmente en pacientes con mayor edad y comorbilidad, en los que es más frecuente la sarcopenia y la DRE.
Conclusiones principales del estudio: En pacientes hospitalizados del área médica la desnutrición y especialmente la sarcopenia se asocian con peor calidad de vida, mayor tasa de reingresos y mayor mortalidad. La baja fuerza muscular, medida por hand grip, es un potente predictor de peor pronóstico que la masa muscular

Valoración Crítica: Low skeletal muscle is a predictor of treatment related toxicity in oncologic patients. A meta-analysis.

Surov A, Pech M, Gessner D et al. Clinical Nutrition 2021; 40: 5298-5310

30 de noviembre de 2021

Autora: Dra. Samara Palma. Coordinadora de la Unidad de Nutrición. Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital La Paz, Madrid. Miembro del Área de Nutrición de la SEEN.

Objetivo del estudio/metaanálisis:
La sarcopenia se define como la pérdida de masa muscular y fuerza, así como la pérdida de capacidad funcional. En práctica clínica, no obstante, se utiliza la baja masa muscular esquelética (LSMM) como marcador de sarcopenia, la cual, en el paciente oncológico, por su disponibilidad, suele identificarse a través de la TAC. La LSMM se comporta como un indicador de mal pronóstico en tanto que se ha correlacionado con una mayor incidencia de complicaciones. También se ha observado su capacidad para predecir la supervivencia libre de enfermedad en algunos tumores. Algunos autores sugieren también una correlación entre el valor de este parámetro y la toxicidad derivada del tratamiento antineoplásico, si bien los datos son controvertidos. El objetivo de esta revisión sistemática y metanálisis fue revisar la evidencia en torno a la ocurrencia de eventos severos relacionados con la toxicidad (toxicidad dosis limitante) y la LSMM

Contexto del estudio/ metanálisis:
Se ha realizado en el departamento de radiología y medicina nuclear de la Universidad pública de investigación de Magdeburg, Alemania, junto con los servicios de hematología y dermatología de esa misma universidad y el departamento de Epidemiología estadística e informática de la Universidad de Investigación de Martin Lutero en Halle, Alemania.

Población de estudio/metanálisis:
Paciente oncológico candidato a tratamiento antineoplásico con intención curativa

Novedades que plantea el artículo
Este es el primer metanálisis en evaluar la asociación entre la LSMM y la toxicidad por quimioterapia en pacientes con cáncer.

Limitaciones del estudio:
Carácter retrospectivo, la existencia de sesgos de selección en los estudios incluidos. Se incluyeron diferentes neoplasias y en distintitos estadios de enfermedad lo que determina una amplia heterogeneidad de la muestra.

Aplicabilidad clínica del estudio
La caracterización de la masa muscular esquelética en el paciente oncológico, como parte de la valoración nutricional, ofrecería datos objetivos que podrían ser de utilidad a la hora de planificar el tto antineoplásico.

Perspectivas de investigación derivadas del estudio
El mecanismo fisiopatológico que explicaría la relación entre la baja masa muscular y la mayor toxicidad no es del todo conocido aunque se barajan distintas hipótesis
Valoración de la masa muscular por BIA/Eco/pruebas funcionales para ver si se mantiene la correlación entre los valores obtenidos por esta metodología y la toxicidad.
Efectos de un programa de prehabilitación en aquellos casos en los que la situación muscular de partida “predeciría” una mayor toxicidad.

Opinión del estudio
A pesar de las limitaciones del estudio, que sus propios autores detallan en el artículo, creo que el resultado obtenido tras la revisión sistemática y metanálisis tiene una repercusión de gran relevancia y una aplicabilidad clara en nuestra práctica clínica habitual. Se viene hablando, de forma cada vez más clara, de la necesidad de incorporar herramientas que nos permitan caracterizar mejor el impacto de la desnutrición sobre la composición corporal en general, y sobre la masa muscular, en particular. En el caso del paciente con cáncer este aspecto cobra más importancia si cabe debido al papel que la pérdida de masa muscular ocupa en la desnutrición. Quizás, a raíz de resultados como estos y/o provenientes de otras revisiones sistemáticas y metanálisis comencemos a hablar de la “Prehabilitacion” del paciente con cáncer candidato a tratamiento antineoplásico emulando lo ya establecido para el paciente candidato a cirugía. Incorporar la valoración del estado nutricional incluida la composición corporal en estos pacientes podría erigirse como un hito fundamental previo al inicio de tratamiento antineoplásico, siendo el objetivo de la misma, además de establecer el diagnóstico nutricional y la puesta en marcha del tratamiento médico nutricional si procede, establecer la probabilidad que tiene el paciente de desarrollar complicaciones derivadas del mismo que puedan llevarle a interrumpir el tratamiento o incluso terminarlo prematuramente, lo que podría suponer un compromiso de la eficacia de dicho tratamiento. Quedaría por establecer si las nuevas técnicas emergentes de valoración morfofuncional con la ecografía nutricional® y la impedanciometría a la cabeza reflejan esta posible correlación entre la LSMM y la toxicidad derivada del tratamiento antineoplásico de manera similar a cómo lo hace la identificación de la LSMM mediante TAC en el paciente oncológico.

Conclusiones principales del estudio
La baja masa muscular esquelética constituye un factor esencial a evaluar de cara a planificar el tratamiento antineoplásico. La asociación entre baja masa muscular y toxicidad derivada de la quimioterapia fue mayor para los pacientes que recibieron tratamiento con inhibidores de tirosín kinasas y menor para los que recibieron tratamiento con inhibidores de punto de control inmunitario. La identificación de la baja masa muscular en los informes radiológicos permitiría optimizar el tratamiento antineoplásico. 

1 2 3 4 5 6