Última actualización: 26/11/2020
Buscar...
Usuario
Contraseña
Recordar contraseña 

Caso clínico

Caso clínico 20

Motivo de interconsulta: Paciente mujer de 81 años con antecedentes personales de esclerosis múltiple (sin tratamiento, oligosintomática), ingresada por infección por SARS-Cov2 en una planta de aislamiento. Obesa. Sin tratamiento en domicilio salvo analgesia puntual, independiente para las actividades basales de la vida diaria y sin deterioro cognitivo. Ingresa por insuficiencia respiratoria con una radiografía de tórax donde parece observarse una consolidación en base pulmonar derecha.

E.F: TA 143/87, FC 102 lpm. Peso: 96 kg, Talla: 164 (datos referidos por la paciente). IMC 35,7 kg/m2. No edemas, destacan crepitantes bibasales a la auscultación pulmonar.

Durante sus primeros días de ingreso la paciente mantiene ingestas muy escasas por lo que se hace interconsulta a la Unidad de Nutrición clínica y dietética, quien ajusta su dieta y aporta suplementos nutricionales orales (SNO) hipercalóricos e hiperproteicos.

La paciente en siguientes días sufre un deterioro del estado general y mayor necesidad de oxigenoterapia, con necesidad de gafas nasales a alto flujo. Se realiza radiografía de tórax en el que objetiva ya un infiltrado bibasal. En este momento, sus ingestas son casi nulas, por lo que se decide la colocación de una sonda nasogástrica y utilizar una fórmula hipercalórica e hiperproteica, alcanzando sus requerimientos energético-proteicos durante 2 días.

Sin embargo, la siguiente noche presenta empeoramiento clínico respiratorio y agitación (arrancándose vía venosa periférica y la sonda nasogástrica). Tras conseguir controlar el cuadro agudo, se introduce un nuevo catéter venoso periférico, y a su vez se inicia ventilación mecánica no invasiva (VMNI), de la que va siendo cada vez más dependiente hasta ser continua 24 horas al día. Es valorada por la Unidad de Cuidados intensivos, pero se desestima su ingreso en la unidad por su comorbilidad de base y edad.

En función de los acontecimientos referidos, decidimos en ese momento el tipo nutrición artificial que consideramos adecuado, y paralelamente, la paciente evoluciona favorablemente, de manera que, tras destetarse progresivamente de la VMNI, va mejorando respiratoriamente y del estado general, hasta conseguir el alta domiciliaria 16 días más tarde.

A medida que la paciente va mejorando, vamos progresando la dieta hasta ser esta completa, y complementada nuevamente con dos SNO hipercalóricos e hiperproteicos (600 kcal + 36 g de proteínas), que se mantienen al alta hospitalaria.

JUICIO DIAGNÓSTICO: - Desnutrición Relacionada con el Enfermedad en paciente con Infección por SARS-Cov2

Información elaborada por José Pablo Suárez Llanos. Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (Santa Cruz de Tenerife). Miembro del Área de Nutrición de la SEEN.

Los pacientes con COVID-19 suelen presentar anorexia y disminución de ingestas. ¿Cuál de los siguientes síntomas no es común en estos enfermos?




En relación al soporte nutricional que recibe la paciente, señale la opción correcta:




En el momento en que esta paciente empeora clínicamente y se arranca la sonda nasogástrica, ¿qué vía de acceso nutricional habría utilizado?





© 2020 SEEN | Desarrollo: IRICOM SL | Aviso Legal | Política de Privacidad | Accesibilidad | Mapa Web | Acerca de esta web | Contacto